Rebelión y trama feminista contra la precarización y el control de la vida.
Huellas 8M

¿Qué huellas quedaron en nuestras cuerpas luego del 8M? ¿Qué pasó ese día? Estuvimos en huelga y volvimos para compartir huellas del 8M y posibles respuestas a estas preguntas.

Fotografías por rebelArte
Licencia: Creative Commons

Este año me propuse contactar con lo que percibía como el desconocimiento de distintas versiones del feminismo. Mi primer contacto con el feminismo fue en 1989. Teinta y dos años después mucha agua corrió, pero no solo debajo del puente, también por arriba.

Vi mujeres empoderadas desde el pie. No solo apropiadas de un discurso, generadoras del mismo. Y me fui a mi casa a leer sobre las corrientes del feminismo. Porque no entendía todo de lo que hablaron, solo en un par de actividades bastante breves, me di cuenta que yo necesitaba actualización.

Marchando este año me sentí un poco más integrada a manifestaciones que había visto otros años, pero que me resultaban distantes y ajenas. También sentí que me faltaba algo, no tuve la sensación de fortísima vibra de otros años. Compenetración absoluta en la marcha, como acto revolucionario.

La cuerpa: cansancio, piernas doloridas, tobillos hinchados, varices cargadas. La sangre que se queda abajo y le cuesta subir.

Publicado el 13 de marzo de 2021
Etiquetas: