Rebelión y trama feminista contra la precarización y el control de la vida.
Huellas 8M

¿Qué huellas quedaron en nuestras cuerpas luego del 8M? ¿Qué pasó ese día? Estuvimos en huelga y volvimos para compartir huellas del 8M y posibles respuestas a estas preguntas.

Fotografías por rebelArte
Licencia: Creative Commons

Potencia. En la marcha siento una energía que está afuera de mí y está adentro. Recorre todo mi cuerpo y puedo sentirla en les otres. Me gusta observar a les otres y sentirles empoderades, con tremenda fuerza. Dejarnos llevar por esa ola de energía y esos cantos que vibran en la garganta y estremecen.Luego de la marcha me siento satisfecha, en completa plenitud por haberla vivido una vez más. Me gusta sentir los pies y las piernas cansadas. Espero el encuentro con mis amigues, con les que marché y con les otres que no vi pero sé que están cerquita. Encontrarnos para abrazarnos, hablar de cómo lo vivimos, de las sensaciones que tuvimos, de lo rápido que pasó. Encontrarnos para bailar y celebrar con algún beberaje de por medio.Al día siguiente no solo me siguen doliendo las piernas y los pies, el cansancio físico aumenta por más que haya dormido y el cuerpo se encuentra todo dolorido como si hubiera estado bailando o haciendo ejercicio por horas. Aún así me siento manija y repaso cada momento de la marcha una y otra vez. Reparo en momentos que había pasado por alto, leo y escucho otras voces. Y me vuelve a entrar la manija. Y en ese estado quedo por días, con fuerza, polenteada; pensando en hacer más cosas colectivamente.

Publicado el 13 de marzo de 2021
Etiquetas: