Juntas para reinventarnos y también para sobrevivir.
Olla feminista contra la precarización docente

Olla feminsta solidaria y contra la precarización docente en la puerta del CES (Consejo de Educación Secundaria) organizada por Profes feministas. Comisión de Mujeres de Ades Montevideo - FENAPES.

Fotografías por rebelArte
Licencia: Creative Commons

Donde hay fuego no hay intemperie, ni soledad, ni desamparo. El fuego reúne, el fuego es abrazo. Es atávico. Es probablemente el primer lugar en torno al cual nos juntamos como especie para compartir historias. Si hay fuego, se están construyendo historias. Si hay fuego y ollas, hay mujeres. Esa historia ya la sabemos: somos nietas sobrevivientes.

Reinventar sentidos y prácticas, resignificar la olla. Ya no como una práctica privada, opresiva y solitaria en el encierro doméstico. Sino, como expresión de lo común, poner la vida en el centro, forma de resistencia colectiva ante la precarización de la vida, autocuidado colectivo, afectivo y material, para sobrevivir y seguir construyendo una vida que merezca ser vivida.

En la olla feminista sacamos nuestras voces a la calle, sin intermediaciones masculino-patriarcales nos sostenemos unas a las otras, nadie le suelta la mano a nadie. Cocinamos y comemos juntas, visibilizamos que en nuestras casas, para muchas, la comida no está garantizada. Desde el 1° de abril hay cientos de docentes sin horas, por ende sin salarios ni cobertura mutual. La emergencia sanitaria ha evidenciado la precarización docente, al mismo tiempo que pone sobre la mesa la importancia de los cuidados y las tareas reproductivas, tareas femeneizadas, históricamente invisibilizadas o mal pagas.

Hoy nos encontramos en la calle nuevamente, nos abrazamos, nos sostenemos entre todas y desbordamos la maraña de pactos patriarcales que nos rodean: nuestras vidas no son daños colaterales, nuestras vidas están primero.

A UN MES DEL 8M, LA REVUELTA CONTINÚA, VOLVEREMOS A ABRAZARNOS.

Publicado el 10 de abril de 2020
Etiquetas: , , , , , ,