Colectivo de Intervención Fotográfica

Marcha No a la Reforma
Sin Miedo

El pasado martes 22 se realizó la marcha por No a la reforma. Más de 100.000 personas gritaron que "El miedo no es la forma"

Sin miedo

El pasado martes 22 de octubre, se hizo la marcha del No a la Reforma. Se marchó contra la propuesta de reforma constitucional mal llamada "vivir sin miedo", que irónicamente a través de una campaña del miedo ha querido convencer a lxs uruguayxs de que necesitamos más policía, milicos en las calles, allanamientos nocturnos, y otras medidas que son demasiado similares a lo que sucede en las dictaduras militares.

La marcha fue multitudinaria, más de 100.000 personas decían No a esta aberrante propuesta de la derecha uruguaya.

Dado el contexto político y social que estamos viviendo en el Cono Sur, y más en particular la situación de la región chilena, en la marcha no faltaron los carteles, cantos y consignas en apoyo y solidaridad al pueblo chileno, que hoy en día resiste una brutal represión por parte del gobierno y que ya suma varias muertes, desapariciones, violaciones y un sin fin de heridxs y detenidxs.
El ejemplo de Chile nos pone en evidencia que la represión y la militarización de un país nunca es la solución. Que la seguridad de la gente nada tiene que ver con el aumento de las fuerzas represivas, si no lo contrario. Y que la reforma nunca va a ser la forma.
Milicos nunca más!
Ni un voto a las botas!

Compartimos la proclama completa de la marcha.

"¡Que el miedo no te coma!

Buenas noches a todas y todos. Saludamos esta masiva movilización que nos encuentra juntos y juntas en esta plaza de la libertad para decir bien fuerte: No a la reforma.

Nuevamente un proyecto regresivo en derechos y peligroso para la convivencia nos convoca.

Con fines electorales, un sector pretendió aprovecharse del miedo y el deseo de vivir seguros de la gente, para seguir una receta conocida, fracasada y que sólo va provocar el aumento de la violencia en nuestra sociedad.

Pero los uruguayos y uruguayas nos juntamos para decir bien fuerte: NO A LA REFORMA.

Saludamos al movimiento sindical, al movimiento estudiantil, a las organizaciones territoriales, organizaciones identitarias, al movimiento feminista, a los partidos políticos, a la Institución Nacional de los Derechos Humanos, a la Universidad de la República, a todos los colectivos del país y personas que se sumaron a militar desde sus diversos espacios, construyendo en conjunto, una vez más, una respuesta colectiva contra el retroceso.

Porque la mejora de la seguridad no pasa por la militarización ni por seguir endureciendo las penas, sino por enfrentar el problema de forma integral.

Exigimos políticas de prevención del delito que busquen resolver las causas estructurales del problema.
Exigimos políticas de egreso de las cárceles, porque un 70% de reincidencia nos está diciendo a gritos que nuestro sistema carcelario es un fracaso.
Exigimos el respeto de los derechos humanos en las cárceles.
Exigimos como sociedad propuestas serias y urgentes para atender y acompañar a las víctimas del delito.
Exigimos que nuestro Estado se haga cargo del problema de forma responsable, que investigue y analice las rutas de financiamiento del narcotráfico, y que se haga presente en los territorios en los que aún sigue en falta.
Porque la educación no es integradora, porque la salud no llega a todos lados, porque la seguridad debe ser atendida de forma integral, con planes de vivienda, de trabajo. De convivencia.

Esta reforma es más de lo mismo, quieren profundizar lo que se viene haciendo en las últimas décadas con el apoyo de todo el sistema político. Este año, en esta calle fuimos testigos de las consecuencias nefastas del avance represivo en materia de seguridad. Repudiamos el accionar de la Guardia Republicana contra la manifestación legítima en contra de UPM, porque la violencia institucional y la criminalización de la protesta tampoco son la forma.

Los allanamientos nocturnos son una medida ineficiente y peligrosa. Estamos entregando nuestro derecho a la intimidad por algo que no le va a tocar un pelo al narcotráfico, ya que sólo se enfocan en las bocas de venta que son el último eslabón del negocio.

Esta medida es un riesgo para vecinos, vecinas, para las personas dentro del hogar y para los efectivos. Incluso los sindicatos policiales no están de acuerdo con esta medida por la falta de garantías.

Solo vamos a seguir metiendo presas a las personas que más sufren la violencia y la exclusión, mientras quienes manejan las redes del narcotráfico mantienen sus privilegios y siguen haciendo sus negocios.

La mayoría de las cárceles uruguayas son un desastre. Como el Comcar, donde hay más de 6000 personas sufriendo hacinamiento, violencia insostenible y condiciones inhumanas que ponen en riesgo sus vidas. No podemos esperar que nadie se rehabilite y salga de los circuitos de criminalidad y violencia en estas condiciones.

Pero a quienes impulsan la reforma esto no les importa. Por eso quieren eliminar los incentivos para que el estudio, el trabajo y la buena conducta reduzcan las penas.

No contentos con esto, pretenden crear la cadena perpetua que solo servirá para mantener personas de por vida en estas instituciones donde se violan sistemáticamente los derechos humanos.

Prometer vivir sin miedo criminalizando la pobreza nunca será la forma.

Y por supuesto, militarizar la seguridad, sacando militares a las calles y los barrios, sólo va a aumentar la violencia.

Las FFAA no están preparadas para cumplir funciones policiales y ellos mismos lo reconocen.

Miremos a nuestros vecinos, la mayoría de los países de Latinoamérica han militarizado su seguridad y la violencia no ha dejado de crecer. En Brasil, en México, en Colombia o en Venezuela pasa esto. Saludamos fraternalmente al pueblo ecuatoriano, que en las últimas semanas sufrió la brutal represión de la protesta social.

Y no queremos ni debemos dejar de mencionar y repudiar lo que está sucediendo en Chile, país modelo en seguridad para quienes promueven esta reforma. En Chile hay un presidente que se declaró en guerra con su pueblo, decretó estado de emergencia, sacando a las FFAA a la calle y hay toque de queda por primera vez desde la dictadura. Desde el viernes el saldo es de decenas de muertos y más de mil detenidos, además de graves violaciones a los derechos humanos. Por esto repudiamos al presidente Piñera y nos solidarizamos con el pueblo chileno que una vez más vuelve a ser salvajemente reprimido.

Que esto nos sirva para recordar los efectos de poner a militares a cargo de la seguridad interna.

Un pueblo sin memoria está condenado a repetir su historia.

Celebramos el hallazgo de los restos de Eduardo Bleier, defensor de nuestra democracia como muchos otros que dieron su vida por esta causa. Que este hecho nos impulse a seguir exigiendo VERDAD Y JUSTICIA, y decir bien fuerte: NUNCA MÁS TERRORISMO DE ESTADO.

Es innegable que en Uruguay tenemos problemas de seguridad y convivencia. Esto es algo que nos importa a todos y todas, y tenemos que exigir políticas eficientes, no ideas demagógicas y peligrosas.

Una sociedad más justa y segura se construye con oportunidades, con trabajo, vivienda digna y educación de calidad. Sin exclusión ni venganza.
Utilizar el miedo para hacer política es deplorable y oportunista.

En los días que nos quedan es tarea de todos y todas pasar la palabra. Faltan 5 días para las elecciones, debemos seguir convenciendo a la gente que esta propuesta no va a mejorar los problemas de seguridad en nuestro país. Hablemos en la calle, en nuestros espacios de estudio y trabajo, con nuestras familias y amigos.

Y que quede bien claro: lo que están haciendo el diputado Abdala y el senador Larrañaga es promover la censura. Censuraron al movimiento estudiantil porque no les gustó que piensen diferente, quisieron censurar a la Universidad de la República atropellando su autonomía y cogobierno.

Dicen que esta propuesta es de la gente, y niegan que detrás del NO está todo el movimiento social, artistas, deportistas, políticos, comunicadores, y mucha gente más. Propuesta que además se hizo a puertas cerradas, sin preguntarle a quienes trabajan en la seguridad de nuestro país, sin un diagnóstico que explique las propuestas, y sin presupuesto que nos dé la tranquilidad de cuánto y de dónde va a salir esa plata.

Utilizar la laicidad para censurar es una contradicción en sí mismo, y nuestro Estado no puede dudar en esto. Es informando y debatiendo entre todas y todos que vamos a poder construir la solución a los problemas, buscando siempre la integración y la promoción de nuestros derechos.

El 27, votemos lo que votemos no ponemos la papeleta.

Que en todo el país se escuche: El miedo no es la forma.

¡NO A LA REFORMA!"

#NoALaReforma
#EstaReformaNoEsLaForma
#OtroCaminoEsPosible

Publicado el 25 de octubre de 2019
Etiquetas: , ,

Hospedado en:

ourproject.org

Bajo licencias:

Creative Commons

Desarrollado con:

SPIP 3.2.1