Colectivo de Intervención Fotográfica

RSS Página Facebook Twitter

A un año de la masacre de Ayotzinapa
Todavía nos faltan 43

El 26 de setiembre se cumplió un año de la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, México. En repudio al terrorismo de estado responsable de los 43 estudiantes que aún permanecen desaparecidos, se realizaron diversas actividades en Montevideo durante la semana.

Fotografías por Celestrip, Chinita, Luciérnaga, Xanti Revueltas
Licencia: Creative Commons

El sábado a la tarde se realizó una adaptación de la obra de danza "Multitud" en Plaza Libertad, entre otros espectáculos artísticos.

Compartimos la proclama leída al finalizar la jornada:

Montevideo, 26 de setiembre de 2015.

El 26 de setiembre de 2014 ocurrió un ataque armado hacia un contingente de estudiantes de magisterio rural en donde “hubo 180 víctimas directas, la mayoría jóvenes y muchos menores de edad: 6 ejecutados extrajudicialmente, más de 40 heridos, 80 víctimas de persecución y atentados, más de 30 sufrieron ataques contra la vida, y 43 normalistas fueron detenidos y desaparecidos forzosamente†, de acuerdo al reporte presentado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 6 de setiembre de 2015.
El Presidente Peña Nieto, desprecia y desconoce este informe. Pero estos no son crímenes comunes producto del narcotráfico y de la corrupción, como el gobierno mexicano lo ha hecho creer. Son crímenes de Estado perpetrados por miembros de la Policía Municipal, enviados por sus superiores vinculados al crimen organizado, y en complicidad con la Policía Federal y el Ejército Mexicano. Este terrible caso es muestra clara de la estrategia gubernamental que se continúa desplegando por todo el territorio mexicano, fomentando las prácticas de paramilitarismo asegurando un clima de absoluta impunidad. Esto permite que la “dictadura perfecta†penetre en cada rincón, aniquilando cualquier atisbo de descontento o de intento de transformación social.
Los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, jóvenes, en su mayoría hijos de familias campesinas, son defensores de la educación pública, popular y consciente, abocados a la transformación social del país. Por ese motivo son condenados a ser criminalizados por un gobierno neoliberal al que no le conviene que este tipo de educación subsista.
En México, el número de ciudadanos que alzan la voz contra la corrupción, la injusticia y la impunidad va en aumento, asimismo la escalada de represión del gobierno que arrasa contra todos los derechos civiles y es ejercida por todos los partidos políticos por todo el país.
La “guerra contra el narco†declarada en 2006 por el entonces presidente Felipe Calderón (PAN), presentada como un estrategia de seguridad regional México-Estados Unidos, ha permitido militarizar vastas regiones de México, controlando poblaciones y despojándolas de sus recursos naturales. Mediante grupos paramilitares el gobierno mexicano reprime, encarcela, tortura y asesina a activistas sociales por todo el país, sin costo político alguno y sin rendir cuentas a la justicia local o internacional.
Hasta la fecha el saldo ha sido más de 100 mil muertos y más de 30 mil desaparecidos. En México no hay Estado fallido ni ausencia de Estado. EN MÉXICO HAY TERRORISMO DE ESTADO.
Es por esto que insistimos: AYOTZINAPA NO ES UN CASO AISLADO. Seguimos exigiendo justicia por este caso, así como por todos los que siguen impunes y no hacen más que profundizar el dolor y el descontento del pueblo mexicano: el caso de la Guardería ABC; el multihomicidio de la Narvarte; el despojo y posteriores masacres en Acteal, Atenco, Aguas Blancas, Tlatlaya, San Quintín; la desaparición de tres compañeros artistas vinculados al Festival de Teatro para el Fin del Mundo, en Tampico, Tamaulipas; etc., etc.
Pero México no es el único Estado que, con tal de mantener las relaciones de poder imperantes, atacan, reprimen y excluyen a todo aquel que intente organizarse para hacer oír su voz.
Basta con observar los últimos hechos ocurridos en nuestro país: en agosto el Poder Ejecutivo decreta la esencialidad en la enseñanza, con el objetivo de poner fin a una huelga que desde hacía una semana, venían llevando adelante miles de docentes que luchan por una educación digna, consciente y emancipadora.
Casi un mes después, el martes de esta semana, envía al aparato represivo en su máxima expresión (el Grupo de Reserva Táctica), a desalojar por la fuerza una ocupación llevada adelante por estudiantes de Secundaria, sin mediar una orden de desalojo que proviniera del organismo competente, y desconociendo el acuerdo previamente alcanzado con los estudiantes.
Los hechos posteriores son por todos conocidos, y dejan en evidencia que, tanto en México como en Uruguay, los medios masivos de comunicación cumplen el papel de ocultar información, confundir a la opinión pública y despolitizar el mensaje de fondo.
Es por esto que, desde Uruguay por Ayotzinapa seguiremos exigiendo justicia y solidaridad con todas estas causas, que nos atraviesan e imponen la necesidad de mantenernos unidos y organizados, y globalizar la resistencia, tal como nos pedía Francisco (estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa), en su paso por Montevideo en mayo de este año.

Una muestra de esto es el proceso por el que se lograron organizar las múltiples actividades desarrolladas esta semana, de manera coordinada con la Asociación de Estudiantes de Educación Social (AEES), AFFUR, CEM, CEIPA, Colectivo V21, Comisión de DDHH de ADES, SAG, SERPAJ, CECSO, Plenaria Memoria y Justicia, Movimiento Estudiantil de la Costa, Colectivo de Arte en la Escuela, TFM Montevideo, GTO Montevideo, AUTE, SUATT, así como todas las personas que participaron solidariamente.

¡BASTA DE CORRUPCIÓN, REPRESIÓN E IMPUNIDAD!
¡JUSTICIA Y PRESENTACIÓN CON VIDA DE LOS DESAPARECIDOS!
¡VIVOS LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

Publicado el 28 de septiembre de 2015
Etiquetas: , , , ,

Hospedado en:

ourproject.org

Bajo licencias:

Creative Commons

Desarrollado con:

SPIP 3.1.4